El Telegrama

Según su etimología la palabra telegrama proviene del Griego y está compuesta por “tele” que significa lejos y “grama” que significa escritura o dibujo. Por lo tanto, significa transmisión a distancia de mensajes escritos sin utilizar un soporte físico.  Para poder enviar un texto breve en forma de telegrama se utilizaba originalmente un singular aparato llamado telégrafo.
A través de varios kilómetros de cable metálico viajaba la señal emitida desde un puesto fijo, hasta otra estación equipada con otro telégrafo que funcionaba como receptora de la señal.
Todo comenzó en el mes de mayo de 1844 cuando se envió el primer telegrama de la historia. Se utilizó en un principio para transmitir información importante usando muy pocas palabras y de una forma muy rápida.
Con el paso del tiempo, se logró transmitir más de un mensaje en forma simultánea por el mismo medio, a medida que se inventó y perfeccionó la radio, la telegrafía conocida pasó a ser sustituida por la radiotelegrafía, ya que utilizaba para la transmisión de datos las ondas de radio. Más transformaciones se fueron sucediendo ante la aparición de nuevas tecnologías.